Mostrar barra lateral
EL ESPEJO, ¿NUESTRO ENEMIGO?

¿Te ha pasado que cuando te paras frente a un espejo, lo que ves no te gusta y te conviertes en tu peor juez? ¿Te criticas, piensas o te dices cosas que ni a tu peor enemigo le dirás? Esto es una constante en la mayoría de las mujeres.

Toda la información que recibimos de nuestra sociedad y de los medios de comunicación quienes nos muestran mujeres perfectas físicamente, según los estándares establecidos por la sociedad, ¿estándares de quien o quienes? ¡No son los mismos para todos! No podemos creer en la idea de que todos somos o debemos ser iguales. Eso nos lleva a buscar los cuerpos, caras y pieles sin imperfecciones, lo cual es imposible, esas mujeres no existen. Si logras algo parecido a la perfección, con el tiempo esto no permanece.

Yo durante mucho tiempo, pasé por momentos como estos y me sentía muy insatisfecha, frustrada, angustiada por no ser perfecta y me comparaba con otras mujeres, sintiéndome menos hermosa, ¡sin reconocer Mi belleza única!

Llegó un momento en mi vida que me sentí completamente cansada por querer alcanzar esos estándares de perfección y belleza, y me di cuenta que si continuaba por ese camino de querer ser como todas, y hacer lo mismo que todas, no tendría resultados diferentes y me cuestioné: ¿Por qué seguir viviendo así? ¿Por qué exigirme y castigarme de esa manera? ¿Con quién quiero competir? ¿Para qué?

¿Tú te lo has preguntado?
En una ocasión, estaba en el probador de una tienda de ropa en el extranjero y mientras me probaba algunas prendas, escuché a una mujer en el probador de al lado que se gritaba a ella misma horribles descripciones e insultos sobre su cuerpo, no podía soportar como se veía en el espejo y a cada insulto que se decía le acompañaba un golpe, otro insulto y otro golpe. Se autocastigaba una y otra vez. ¡Me dejó en shock!

¿Hasta qué punto podemos llegar y qué pasa por nuestra cabeza? Venimos al mundo para estar insatisfechas, castigarnos, estar inconformes y tratarnos mal. De verdad, ¿venimos a eso?

Reflexionemos, hay cosas mucho más grandes que venimos a hacer a esta vida, muchas estamos llenas de complejos y nos hablamos mal, incluso algunas se exponen a operaciones riesgosas, solo por tratar de alcanzar la perfección que en ocasiones deforman su cuerpo o hasta ponen en riesgo su vida.

No es necesario martirizarnos de esa manera, debemos dejar esa presión y obsesión de lado y buscar en nuestro interior la verdadera belleza.

Estoy segura que cuando trabajas en tu interior, buscas crecimiento emocional y espiritual, te conviertes en una mujer que se ama, que se conoce a sí misma, que se acepta con sus defectos y cualidades y por consecuencia es una mujer segura; con madurez emocional, que no necesita colgarse de ninguna persona, suelta los apegos, independientemente de su físico. ¡Es una mujer que irradia belleza! Y como resultado atrae a personas y relaciones maravillosas.

Busquemos la independencia emocional. ¿Cómo hacerlo?

Busca un espacio para hacer ejercicio, mejora tu alimentación y come lo más sanamente posible, arréglate un poco o lo más que puedas todos los días, aunque no tengas ninguna reunión o compromiso social, viste linda, mantén un olor agradable, cuídate y apapáchate, todo por ti y para ti. Encuentra el estilo que realce tu belleza externa. Piensa que todo es un regalo para ti, mereces sentirte muy bien y mereces tratarte así.

Los últimos años he trabajado con coach, psicólogos, tomado retiros espirituales, seminarios, en diferentes ocasiones, pero lo que no dejo son los libros. Es muy importante, así como vamos a la escuela a aprender ya sea idiomas, matemáticas, arte, música o a una clase de ejercicio, lo que sea que te guste, debemos cultivar de igual forma nuestra espiritualidad y estar en constante aprendizaje y crecimiento. Crecer, aprender, trabajar por ser una mejor persona todos los días, como una labor diaria que no podemos dejar a un lado.

Cultívate e infórmate, es muy importante leer y aprender de las fuentes de información constructiva y verídica que nos reafirman, nos ayudan a vivir con una mente positiva impulsando nuestro crecimiento humano y mental.

Te quiero recomendar algunos libros que a mí me han ayudado con su mensaje y contexto.

El poder del espejo de Louise Hay
Conversaciones con Dios de Neal Donald Walsh
Tus zonas erróneas de Wayne Dyer
Year of yes de Shonda Rhimes
You are a bad ass de Jen Sincero
Stop saying you’re fine de Mel Robins

El universo nos dio una belleza única, debemos aprender a aceptarla, cuidarla y amarla, reconocer nuestra belleza interior y exterior es fundamental para ser mujeres seguras e independientes y así poder transformar nuestra sociedad.

No te puedo decir que ahora mi vida es perfecta y ya no tengo inseguridades, ¡claro que las tengo! Me doy cuenta de ellas, las reconozco y las trabajo día con día para transformarlas en algo positivo, de esta manera sueltas cargas y angustias innecesarias. Al final la única relación duradera en tu vida, es la relación contigo misma, ¡qué mejor vivirla con aceptación y amor! Es maravilloso vivir así.

Te invito a que todos los días hagas las paces con el espejo y comiences el cambio, cada vez que te encuentres frente al espejo, di lo hermosa que eres, mándate palabras de amor y empieza a reconocer toda tu belleza. Recuerda que como vives hoy, es la consecuencia de todo lo que has hecho en el pasado, si no te gusta como es tu vida al día de hoy, está en ti hacer el cambio.

Recuerda siempre, pero siempre, buscar ser mejor de lo que eras ayer y dejemos de compararnos con los demás, no es una competencia.

Empieza por amarte a ti misma y todo empezará a cambiar. #NVIstore

4 comentarios

  • TzjwuqJgEifHnav en

    bolQhdVAUIFkzGpq

  • iqQzYWCVcD en

    hCjgDqrWPwlZBHys

  • AnsarEbegkhLBptQ en

    HLtdTebO

  • xjsNfMwDmTEAJh en

    uEcYbfaD

Dejar un comentario